TOPONIMIA: (Del gr. topos, lugar, ónoma, nombre.)
Estudio de los nombres de lugar en su origen y significación.

 EL INGENIERO FREY, UNO DE LOS MÁS ANTIGUOS VECINOS DE BARILOCHE

 FREY (Lago vinculado por el río homónimo al brazo de la Tristeza del lago Nahuel Huapi, lat. 41 10' S.; long, 71 43 O'.)

FREY (Río que nace en el lago homónimo y desagua en el brazo de la Tristeza del lago Nahuel Huapi, lat. 41' 09' S.; long 71' 42'O.

Este lago fue descubierto por el Ing. Emilio E. Frey, a fines de diciembre o comienzos de enero de 1901, cuando exploraba la región comprendida entre el brazo Tristeza y el Tronador, como ayudante de la 7a. Subecomisión de límites. En su libreta de campaña, al lago por él descubierto, lo llamó "Lago Las Ranas", por la cantidad de estos animales que había. Años después, en marzo de 1913, el geólogo Bailey Willis, y Frey se hallan en la ribera N. de este lago sin nombre oficial hasta ese momento. Desde el vecino Cerro Los Caciques le explicaba Frey como hizo para subir la cacada que vuelca sus aguas en la pequeña laguna Ilón, en el lago.

Hizo subir a un chilote, (nativo de Chiloé) con una soga. Por ella izaron la carga y luego subió el resto de los expedicionarios.

-Y Ud. descubrió este lago?, le preguntó Bailey Willis. Pues entonces se llamará lago Frey.

El Ing. Frey fue uno de los más antiguos vecinos de San Carlos de Bariloche. Respetado y querido por todos, fue una verdadera figura patriarcal. Quien deseaba adentrarse en el pasado de la zona, le bastaba acercarse a su residencia, "Los cipreses", sobre el camino Bariloche-Llao Llao y allí escuchar de sus labios, en amena y chispiante conversación, la crónica de Ios tiempos heroicos de la demarcación de límites, de la comisión Bailey Willis, del primitivo Bariloche o de los orígenes del Club Andino.

Nació en Baradero, Prov. de Buenos Aires, el 10 de febrero de 1872. Hijo de padre suizo y madre argentina, a los doce fue enviado a Suiza para estudiar. Tuvo que completar estudios de escuela primaria, por desconocimiento del idioma. Siguió la escuela secundaria en Zurich y en el Technicum de Winterhur, donde se graduó de agrimensor y topógrafo.

En 1893, a los 21 años regresa a su patria. Debido a la tirantez de relaciones con Chile, se lo movilizó y por sus estudios se le otorgó el grado de capitán de Guardias Nacionales. En Baradero se ocupa luego de la mensura de campos. Atraído por la fama de Moreno y su obra en el Museo de La Plata, lo entrevista y le ofrece sus servicios. Empeñado Moreno en la misión de estudiar sistemáticamente, los Andes australes, no pudo recibir mejor oferta que la que brindaba el joven topógrafo laureado en Suiza, Inmediatamente lo llamó a colaborar y el perito no se tuvo que Iamentar de la confianza dispensada. Con el correr de los años, Frey llegó a ser su mejor colaborador en la difícil tarea de la demarcación de límites. Después de un riguroso exámen, fue destinado a la Comisión del Museo, encabezada por, el Ing. Lange que estudió la Cordillera Patagónica en los años 1895-96. Hasta 1903, integra las comisiones de límites con Chile en la Patagonia norte. Este escenario le resultó familiar y le fueron muy útiles los estudios prácticos realizados en las montañas suizas. En su primer año en la cordillera, explora la zona de Lejlej, Cholila, Fta-Leufú y Puelo y descubre los lagos Cholila, Rivadavia y Epuyen.

En el verano de 1897, como auxiliar de la 4a. Subcomisión, a las órdenes de Roberto Guevara, explora entre los meses de febrero y abril, los portezuelos de Guayaquil y Copahue, paso de Pino Hachado, Altuminé, Paso del Arco y Añihueraqui.

En la temporada siguiente, la de 1897-98, lo encontramos con el cargo de auxiliar. EstabIece su campamento general a orillas del lago Nahuel Huapi, en la chacra de José Tauscheck. Con el personal a sus órdenes, forma dos secciones. La 1a. integrada por Arnaudo y Duhagou, reconoció las nacientes del Curileufu hasta las del Chubut, la 2a. formada por Nysell y Janson, el SO. de Cerro Catedral. Por una senda que Tauscheck había conocido por el indio Huenchopan, llega hasta un recodo del río Villegas, denominado Vuelta del Toro.

Desde un cerro vecino, divisa los lagos Steffen y Martín. Se traslada luego más al sur, donde reconoce los lagos Rivadavia, Menéndez, Chico y Futalafquen. Navegando el inexplorado río Futaleufú, poco faltó para que perdiera la vida. He aquí el relato de lo acontecido, según las palabras del propio Frey. "Habíamos navegado por el Krüger en unr bote que tripulaba yo con tres peones. Mis iyudantes me aseguraban que no había ninguna dificultad para navegar el Futaleufú (Río Grande) que luego de atravesar el lago Krüger se encajona en altas cordilleras, pero yo tenia mis dudas, debido en especial a la disminución considerable del cauce y a la gran velocidad de las aguas. Pero mis peones eran buenos baqueanos y no insistí en mis objeciones. Fue así como nos internamos en las aguas del caudaloso río, que por momentos se angostaba más y más, cobrando su correntada mayor ímpetu. Con verdadera preocupación de m¡ parte, llegamos a unos rápidos sembrados de peIigrosas piedras que emergían del agua, que se empenachaban de blanco al chocar con ellas. Tratamos con desesperados esfuerzos de dominar la embarcación; yo trataba de eludir los obstáculos manejando como mejor podía una gruesa caña de colihue, que oficiaba de vichero. Pero mis temores no eran infundados; a poco de luchar desesperadamente con el torrente chocó el bote con una enorme piedra y fue tal el sacudón que me despidió de la embarcación, arrojándome en medio del torrente, pude asirme a unas rocas y lo primero que hice fue buscar el bote, que ya estaba casi fuera de mi vista, a unos doscientos metros, con sus tripulantes aún a bordo. A duras penas conseguí llegar a la orilla y con una enorme congoja avancé por la orilla, confirmando mi terrible presentimiento: a unos trescientos metros del lugar donde yo había caído, providencialmente puedo decirlo, el río se precipita en un impresionante alto de treinta metros de altura. Y con la consternación que es de imaginar pude ver más tarde entre las rocas del cauce inferior los restos destrozados la embarcación, pero de sus desgraciados tripulantes nunca tuvimos el menor rastro, pese a todos los esfuerzos que hicimos durante varios días".

En la temporada 1898-99 opera en la misma región. Cruza la cordillera por el paso Felipe Navarro. Baja por el río Reñihue, navega el lago del mismo nombre y luego por el Reñihue hasta el Pacífico. Por encargo del perito Zacarías Sánchez, levanta a la plancheta, el valle longitudinal, en la zona de Maitén, Bolsón y Cholila (temporada 1899-1900).

El 27 de diciembre de1900 se pone nuevamente en campaña desde San Carlos de Bariloche. Navega el brazo Tristeza hasta su extremo y remontando un afluente que le viene del S., llegó a un lago tan encajonado entre abruptas montañas, que tuvo que hacer un bote para proseguir su marcha. Había descubierto el lago que hoy con justicia lleva su nombre. Tres boquetes se le ofrecen para alcanzar el Valle de Vuriloche. Elige el más meridional. Descubre una lagunita, la actual Ilón y llega al río Manso Superior. Tiene dos caminos a seguir. El del Sur que conduce directamente al Lago Hess, por donde hizo transportar las cargas y otro, el del N. que conduce a las nacientes del río Blanco (Chile).

Ambos fueron recorridos por Frey. El segundo trepa a una altiplanicie con pampitas y lagunitas (Paso Cauquenes) y desciende a las nacientes del río Blanco. Frey tenía el libro de Fonck, recientemente publicado sobre los viajes del P Menéndez, donde se mencionaban los Baños de Vuriloche, encontrados por el fraile franciscano.

Por las descripciones del diario de viaje y los rastros de viejas machetaduras, rehace la ruta que recorriera Menéndez y alcanza los famosos baños.

Estos eran tres arroyitos de aguas calientes, 50 centígrados el más caliente de todos.También descubre una machetadura reciente. Había hallado rastros del capitán Chileno Arturo Barrios,redescubridor en 1900, del antiguo camino de Vuriloche que recorrió desde Pto. Montt a Nahuel Huapi.

Cerca del lago Fonck, se junta con resto de su personal. Recorre la hoja hidrográfica de este lago y luego encamina a Corral de Foyel.

En 1902 recibe la misión de informar sobre el camino carretero de Nahuel Huapi a San Antonio.

Sir Thomas Holdich, comisionado por su Majestad británica, para fijar en el terreno, los deslindes ordenados en la sentencia de arbitraje, solicitó que se nombrara al Ing. Frey, entre el personal argentino encargado de secundar su tarea.

Asistiendo al capitán del ejército inglés R. A. Dickson, colaborador de Holdich, facilita la colocación de los hitos, paso Vuriloche y Cochamó. Solucionado el conflicto limítrofe con Chile, deja en 1903 las comisiones de límites, pero no se separa de Moreno, a cuyas órdenes e integrando el personal del Museo de La Plata, levanta el mapa hidrológico de la provincia de Buenos Aires, de la cual también mensuró varios partidos durante la gobernación de Ugarte. Desde 1910 hasta 1914, se desempeña como segundo jefe de la Comisión de estudios hidrológicos, que dirige Bailey Willis,

Presentada por Primo Capraro conoce a una familia suiza, la de Schumacher, recién instalada en San Carlos de Bariloche. Con Rosa Schumacher contrae matrimonio en 1912. Al festejo de la boda en el salón del hotel, lugar donde se concentraba toda la vida social y cívica, concurrió todo el pueblo. Frey debe reintegrarse a sus trabajos en la Comisión ocupada en el trazado del ferrocarril San Antonio-Nahuel Huapí. Fue así que la luna de miel del matrimonio Frey-Schumacher consistió en un viaje a caballo hasta punta de rieles y luego al campamento de San Antonio Oeste.

Bailey Willis debe viajar a Bs. Aires y lleva a su más eficaz ayudante, Frey, y a su señora. Se presenta al jóven matrimonio, la ocasión tan anhelada de hacer su viaje de bodas. Pensaban visitar el Iguazú pero trabajos apremiantes de la Comisión los retienen en la Capital y es tan perentoria la entrega de trabajos que Frey trabajó los domingos y hasta el feriado del 9 de Julio.

La soñada luna de miel se esfuma. El geólogo americano regresa a su patria y el segundo jefe debe regresar a la Patagonia, a continuar las tareas comenzadas. Como inspector de tierras de la Dirección de Tierras recorre terrenos fiscales de los Territorios Nacionales de Los Andes, La Pampa y Río Negro. En1922, Frey está en Buenos Aires cuando apasiona al país el descubrimiento de Martín Sheffield, vecino del Hoyo de Epuyén, que aseguraba haber visto nada menos que un plesiosaurio. Clemente Onelli director del Jardín Zoológico, organizó la búsqueda del monstruo prehistórico. Onelli pidió a Frey que guiara a los expedicionarios, entre los que se encontraba un fotógrafo, un taxidermista del Museo de La Plata, un cazador profesional y corresponsales de "La Nación y "Caras y Caretas". Frey no creyó en la existencia del monstruo, pero aceptó la jefatura de la expedición porque le brindaba la oportunidad de volver a sus queridas montañas sureñas y le daba ocasión de hacer conocer a sus compatriotas, regiones y paisajes poco visitados y apreciados.

Al ser creado el Parque Nacional del Sud, durante la presidencia de Irigoyen, se encomendó al Ing. Frey su vigilancia y dirección. El Decreto de creación lleva fecha 8 de abril de1922, y en su redacción tomaron parte activa Onelli y Frey. En la Intendencia del Parque se desempeñó hasta su jubilación. Además de los accidentes mencionados también recuerdan la patriótica gestión del Ing. Frey en bien del país y de su patria chica barilochense, la usina hidroeléctrica del río Guillelmo y el refugio del Club Andino Bariloche en el Catedral Sur.

 

airmedia
AGREGA TU SITIO AHORA / ADD URL
ENJOY US WITH YOUR PAGES OR IDEAS


LA GUIA MAS COMPLETA DE LA CIUDAD DE SAN CARLOS DE BARILOCHE, CLAUDIA AMPUERO DIRECTORA DE LA GUIA BARILOCHE TOTAL.COM.AR
barilochetotal@airmedia.net